Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Registro de PB [Actualizado 01.7.2011]
Sáb Ago 20, 2011 6:16 pm por David Rossi

» Petición de Personajes Cannon
Miér Ago 10, 2011 11:32 pm por Rachel B. Berry

» Buscando .-. {0/3}
Dom Jul 31, 2011 9:04 pm por Miranda E. Hayes

» Un loco para otra loca {0/1}
Sáb Jul 30, 2011 12:43 am por Ginevra D. Castrage

» la gran batalla ha iniciado [foro nuevo-afiliación normal]
Miér Jul 27, 2011 9:54 pm por Invitado

» Registro de Residencia
Miér Jul 27, 2011 6:37 pm por Olive Penderghast

» i looking for..
Miér Jul 27, 2011 3:04 pm por Alai S. Ducasse

» WANTED! The Administration is Looking for..
Miér Jul 27, 2011 4:40 am por Lucy Quinn Fabray

» A Year Without Rain 2.0 |NUEVO!| {Elite}
Mar Jul 26, 2011 11:49 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el Lun Jun 06, 2011 11:23 pm.
Este trabajo tiene licencia bajo Creative Commons @2011 Loser Like Me, Todos los derechos reservados. Queda totalmente prohibida la copia total o parcial de cualquier contenido publicado en este foro. Cualquier reproducción o plagio será denunciando a Foroactivo para proceder a su eliminación. La administración de este foro no tiene ninguna asociación con la cadena Fox o Glee.

Permíteme estropear la canción. [ Privado | Indie ]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Permíteme estropear la canción. [ Privado | Indie ]

Mensaje por Harley J. Wessel el Miér Mayo 25, 2011 3:53 pm

Sus párpados yacían caídos, vencidos por la pereza, y no parecían tener intención alguna de levantarse para observar el nacimiento de un nuevo día. Acomodada en su cama, en una posición que desconocía pero encontraba de lo más ideal, suspiró con una media sonrisa pintada en sus labios totalmente ajena a lo que acontecía a su alrededor. Había sido una noche más que larga, por lo que Harley se levantaría bastante tarde. Realmente no le preocupaba, dado que era sábado y no había nadie en casa que pudiera hacerla levantarse de la cama para realizar aburridas tareas domésticas. No había nadie en casa en excepción de la dueña de esa tersa piel que rozaba su mejilla. Al darse cuenta precisamente de ese detalle abrió lentamente un ojo, reparando en que estaba abrazada a una espalda desnuda y que su mejilla rozaba la parte baja de una femenina nuca. Arrugó un poco la nariz y siguió rodeando esa desnudez amiga con los brazos, a la altura de la cintura, mientras echaba la cabeza hacia atrás para reconocer esos bucles color carbón. ¿Indie? Indudablemente tenía que tratarse de ella. Volvió a acomodarse.

Su respiración permaneció acariciando el hombro de ella, mientras volvía a cerrar los ojos y reseguía la piel del vientre de ella con las yemas de los dedos, suavemente y sin prisa alguna. Inspiró profundamente y enterró el rostro en aquella cascada de rizos azabache para suspirar en esa zona que logró hacerle cosquillas en la nariz. Sonrió para sí misma y dejó que las sábanas cubrieran a ambas a la altura de las caderas, ocultando los secretos de mujer que ambas compartían y que habían explorado pocas horas atrás. Para su fortuna, Indiana permanecía aún dormida -o eso le había logrado hacer creer-, por lo que Harley pudo separarse lentamente tras retirar con cuidado una de sus piernas del abrazo de las dos de ella. Quedó sentada en la cama, apoyando la espalda en el cabezal de la misma, contra la pared, y la observó descansar. Debía estar agotada, pensó con una media sonrisa en los labios. Se inclinó en dirección a la mesilla de noche y cogió un cigarrillo de la cajetilla de tabaco. No dudó en atraparlo con los labios y agarró el mechero para prenderlo, sin importarle que las sábanas se impregnaran de aroma a nicotina.

Total, tendré que lavarlas igual, pensó la castaña de ojos verdes y mirada aún soñolienta. Bostezó, sosteniendo el cigarrillo entre el pulgar y el índice, tratando de no hacer mucho ruido y despertar a su compañera de lecho. Suspiró pesadamente y atrapó el filtro con los dientes, jugueteando con el humeante cilindro mientras admiraba la desnuda espalda de Indie. Era una muchacha hermosa que no se contentaba con cumplir los prototipos de talla ideal. A Harley le gustaba que llevara la contraria al mundo, además de que el hecho de que no tuviera la misma silueta que Santana no le parecía un problema precisamente. Fumó en silencio, observando los rayos de sol que se colaban desde la ventana de cortinas corridas. Sorbió suavemente por la nariz y se frotó uno de los ojos para retirar los rastros de sueño que pudiera quedar en ellos. En estas que, por designios del azar, su mirada se cruzó con una guitarra que tenía en la habitación. Harley era bajista, pero todo bajista ha sido instruído en el arte de la guitarra con tal de familiarizarse con las cuerdas. Ensanchó una sonrisa repentina y bajó de la cama con cuidado, manteniendo el cigarro entre los labios. Agarró el mástil de la guitarra, sin reparar en que simplemente llevaba unas bragas puestas, y volvió a acomodarse en la cama.


{letra completa}

En su cabeza se interpretó la primera estrofa de aquella inigualable canción, mas sus labios se limitaron a murmullarla tan bajo que ni un can habría logrado escucharla. Finalmente, su voz empezó a sonar una vez sus dedos se acomodaron en las cuerdas y recordaron los cuatro acordes que se conocía. Bastarían para tocar la canción que tenía en mente y que se sentía idiota por no habérsela interpretado antes. Frunció el ceño y se acomodó el cigarrillo en un extremo de los labios para que no la incomodara en exceso al empezar a cantar en susurros audibles y apetecibles para alguien aún dormido. – Oh the long nighs in the small room with the big dreams, oh Indiana... You're only dying here and they don't understand you. It's a tough road but you start slow, and before you know it, you're not alone. Looking for a place called home anywhere, oh Indiana... – Y el espectáculo no había hecho más que empezar. ¿Qué mejor manera de empezar el día -o acabar la noche- que escuchando una canción con su mismo nombre? Harley sonrió para sus adentros, concentrada en ser capaz de recitar el inicio.




Harley Jillian Wessel }

The space that's in between insane and insecure

Yeah, I'm lesbian at all, and I think that You're smokin' hot:








Harley J. Wessel
{#} McKinley High School
{#} McKinley High School

Mensajes : 227
First Day: : 18/04/2011

Behind the PJ
Name: Nuur
Age:: 19 duros inviernos
Modo de Rol: Narrativo

Volver arriba Ir abajo

Re: Permíteme estropear la canción. [ Privado | Indie ]

Mensaje por Indiana B. Hedgpeth el Vie Mayo 27, 2011 10:00 pm

Cada uno de los movimientos de Harley fueron captados por Indiana desde un lugar muy lejano, en donde preguntas como '¿quién es la persona que se encuentra pegada a mi espalda?', '¿dónde estoy?', o '¿qué ha pasado?' aún no tenían cabida, pues su parte más consciente retosaba cómoda en esa almohada con aroma a otra, pero conocido y agradable. Lo único que atinó a pensar fue que tenía algo de frío en el momento en que su compañera decidió hacerle prescindir del calor humano que desprendía su cuerpo, y quizá allí su mente en remojo comenzó a abrirse camino por un mar de sueños para salir a la superficie. Cerró los ojos con fuerza, porque repentinamente los rayos de sol que se colaban por la ventana sin ser invitados empezaron a afectarle: estaba despierta, sintiendo cómo la voz de Harley -porque en algún punto sabía de quién era, aunque su mente todavía no lo hubiera formulado- la jalaba suavemente, instándola a unirse a la realidad. Soltando un bostezo leónico, estiró las piernas hasta que los músculos se le tensaron, pateando sin querer la sábana hasta que sus nalgas, pobremente cubiertas con unas bragas a lunares, quedaron medio a destapadas, igual que lo estaba su torso desprotegido y todo lo demás. Cada ínfima parte de su cuerpo estaba agarrotada por dormir en una misma posición toda la noche, y el alcohol había hecho lo propio con su cabeza, pero de todas maneras no se enteraba demasiado de nada: aún estando prácticamente desnuda en una cama que no era la suya no mostró ni un signo de preocupación, quizá porque aquellos despertares eran ya muy recurrentes; seguramente, el arrepentimiento, las dudas, y el dolor de cabeza fumarían sus neuronas tarde o temprano, pero en esos instantes estaba demasiado cómoda o demasiado somniolienta como para pensar.

Lentamente, se removió sobre sí buscando la guitarra, siguiendo el sonido, queriendo a Harley, pero acabando con los pies algo enredados en las sábanas; torpe, adormilada, empujó la tela hasta que finalmente se escurrió al piso. Pero, ¿quién necesitaba cobertores? Su pie buscó el ajeno para resguardarse así del frío, y continuó disfrutando de la canción con los ojos de nuevo cerrados, manteniendo de esa forma sus demás sentidos activados, principalmente el del oído. Apenas cayó en la cuenta -quizá porque apenas despertaba realmente- de que cada tanto su nombre escapaba de los labios de la ojiverde, burbujeando notas musicales, de forma muy distinta a los jadeos pecaminosos de hacía unas horas atrás; ella coleccionaba melodías dedicadas a féminas, pero ésa le era completamente desconocida. Se le ocurrió que no sería nada malo proponerle a Harley que se sentara en su mesa de noche para levantarla así cada mañana, reemplazando así al insistente despertador chirriante que tanto detestaba. Era la única idea en la que podía concentrarse, pues la música se ocupaba de llenarlo absolutamente todo, arrastrándola para hundirla en una calma susurrante que la mecía como si la hubieran cogido en brazos para llevarla a la tierra de Morfeo otra vez. Pero no, no debía dormirse; se tomó su tiempo para enderezarse, más finalmente lo hizo con inspiración imperceptible, obligándose a no volver a caer. Frente a ella, aparecieron la curva trasera de la guitarra y el flexionado brazo de la morena, hacedor de todas las notas; se recargó sin ejercer presión sobre el instrumento, en orden de que sus labios dejaran huella en el codo de la amante del bajo -quien podía llamarse su amante también-, y así se quedó unos segundos, con la boca pegada a otra piel, percibiendo cada cambio de acorde desde las terminaciones nerviosas de sus labios hasta las terminaciones nerviosas de los dedos de los pies, a los que movía a ritmo formando caricias en la pierna de Harley, que más bien eran roces intermitentes que apenas la tocaban. Sin embargo, llegado el estribillo, todo su cuerpo estaba ya poseído por el sonido, y no pudo más que alzar su escaso metro sesenta sobre la cama para dejarse llevar.

Bailaba, bailó como en un trance, evidenciando la cantidad de cerveza que había ingerido en el pub en la madrugada... saltaba, también, cuando la voz de Harley así se lo pedía, aumentando la intensidad, pero sino simplemente danzaba como podía, todo lo que sus pies hundidos en el colchón se lo permitían: movía las caderas, agitaba la cabeza, los brazos, e incluso sus pechos la acompañaban a veces, pese a que aún ni la gravedad ni los años habían afectado su turgencia. Se movía tan entregada como un indígena que invoca al sol, entregada al momento, a sí misma, a su amiga... envuelta en un goce tangible tan grande, que seguramente los vecinos de enfrente hubieran sonreído al verla desde la ventana aunque los pasos no fueran perfectos, porque cada movimiento que daba adueñándose uno a uno de los rincones de aquella mitad de la cama que era suya le salía desde un lugar muy interno, y desprendía una extraña sensualidad que venía de la mano de un dejo liberación, una liberación que fue creciendo a pasos agigantados y tocó la cumbre en el solo final de guitarra, desatándose por completo, llevándola a un punto casi demencial que demostraba que estaba despierta... más despierta que nunca.
Música, danza, calidez de los cuerpos bañados por la mañana, y el olor a tabaco que se impregnaría en el recuerdo. Habían alcanzado un clima de intimidad casi tan profundo como el anterior sin necesidad de contacto ni gemidos, cada una en su mundo, pero de alguna manera conectadas: Sabía que Harley no tocaba así para cualquiera, como tampoco Indiana bailaba para nadie; eran regalos secretos de la una para la otra.

Indiana B. Hedgpeth
{#} McKinley High School
{#} McKinley High School

Mensajes : 21
First Day: : 12/05/2011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.